Fisioterapia del perineo: conozca las indicaciones y beneficios

 

Los músculos de la región pélvica, que se encuentran alrededor de la uretra, la vagina y el ano, tienen funciones importantes para la vida sexual y para la salud de las mujeres. Con la fisioterapia del perineo, que incluye una serie de ejercicios, es posible fortalecer los músculos y garantizar muchos beneficios.

Entre ellos se encuentra la mejora del tono muscular en la región y una mayor sensación de placer en el sexo, y ayuda en la preparación del cuerpo para el parto.

¿Cómo funciona la fisioterapia del perineo?

El llamado suelo pélvico está formado por un grupo de músculos y ligamentos situados en la región de la uretra, la vagina y el ano. La función principal de los músculos es sostener los órganos internos tales como el útero y la vejiga y prevenir la incontinencia urinaria. Además, los músculos también juegan un papel importante en la salud sexual.

Al igual que cualquier otro músculo en el cuerpo, con el tiempo, el perineo queda más débil y pierde el tono muscular. Una posible consecuencia es la dispareunia, que es el dolor intenso durante y después del sexo, y la reducción del orgasmo.

Para evitar que esto ocurra, es conveniente adoptar la fisioterapia del perineo, con ejercicios simples que se pueden hacer de una manera práctica y rápida, incluso en casa. Ellas proporcionan el fortalecimiento de la zona y activan la circulación, aumentando la sensibilidad, lo que ayuda a aumentar el placer.

La fisioterapia perineal también ayuda a preparar el cuerpo para el parto, y contribuir a una buena recuperación después del nacimiento del bebé. También actúan como un analgésico natural para el dolor pélvico crónico, como la endometriosis y el prolapso de órganos pélvicos.

Consejos para ejercicios pélvicos

La forma más simple de hacer fisioterapia del perineo y fortalecer los músculos de la región es hacer contracciones, como si estuviera aguantando la orina. Los movimientos se pueden hacer en cualquier posición, sentada, acostada, de lado o de pie.

Puede comenzar con contracciones lentas, asegurándose de sólo mover los músculos del perineo. Contraerse durante seis segundos y luego descanse durante diez segundos, repitiendo el ejercicio diez veces.

En la contracción rápida, basta hacer el mismo movimiento, pero rápidamente. Hacer seis contracciones de un segundo, contrayendo y soltando, y luego descanse durante diez segundos. Repita este ejercicio 10 veces también.

Se indica que las contracciones sean hechas en diferentes posturas, incluso durante un paseo o haciendo movimientos sobre una pelota suiza. Además de trabajar la movilidad de la pelvis y el conocimiento del propio cuerpo, estas variaciones ejercitan los músculos de la región de maneras diferentes, consiguiendo resultados aún mejores.

La fisioterapia del perineo también se puede hacer con accesorios tales como el cono vaginal, un pequeño peso que varía de 20 gramos a 100 gramos. Se recomienda comenzar con el más ligero y aumentar gradualmente. El cono se debe utilizar durante unos minutos, durante actividades tales como caminar, clases de yoga o las tareas del hogar, simplemente manteniéndolo sin que se caiga.

Otra opción son las bolas de Ben Wu, que también deben ser sostenidas en el canal vaginal, mientras que realiza actividades aeróbicas, causando una vibración en la región y la activación de los músculos del suelo pélvico.

Llegaron buscando:

  • Fisioterapia despu?s del nacimiento