24 Semanas de embarazo

Cuando estas embaraza sueles prestar atención a detalles que antes eran irrelevantes, tratas de cuidar cada movimiento, prefieres evitar situaciones de riesgo, procuras no exponerte a condiciones que podrían generarte alguna enfermedad como gripe, intoxicación, entre otros padecimientos comunes pero que en tu estado serian inconvenientes debido a la restricción de medicamentos que puedes consumir. Es muy típico que como responsable de tu hogar te preocupe si es seguro utilizar productos de limpieza con una mezcla de químicos nociva para tratar determinada suciedad, para lo cual es importante que consultes con tu ginecólogo acerca de cada producto que desees manipular, ya que hay gran variedad de estos y cada uno está elaborado con sustancias diferentes.

Desde hace algunas semanas tu bebé tiene una apariencia similar a la que tendrá cuando nazca, ahora a sus 24 semanas de crecimiento cada parte de su cuerpo ha adoptado un tamaño proporcional respecto a su cuerpecito, además la grasa continua amoldando y llenando la piel del bebé, por lo que ésta ya no luce tan arrugada como en otras semanas, por otro lado la pigmentación que le dará color también está haciendo su trabajo, poco a poco se definirá si será blanco, moreno, güero, moreno claro, etc. Otro aspecto que también necesita definir su color son los  ojos, pero por lo contrario éstos requieren de luz para lograr adquirir el color final, por lo cual esto se concluirá semanas después de que tu bebé nazca; puede suceder que al nacer muestre un color azul en sus ojos pero estos terminen siendo verdes, por ello es mejor esperar algunos días para poder apreciar el tono que realmente obtendrán.

Si quieres imaginar el tamaño que ha alcanzado tu útero lo puedes comparar con un balón de futbol, pues su dimensión es casi la misma, cabe mencionar que posición ha avanzado centímetros arriba del ombligo, lo cual te causará ciertas molestias, una de las principales es la acidez estomacal, esa sensación de ardor en la garganta que pareciera fuego, ya que si tomas un poco de agua sentirás un poco de alivio; aunado con esto se encuentran los dolores de espalda, cada serán con mayor intensidad y poder descansar será complicado, necesitaras cambiar de posición constantemente, si te recuestas de tu lado izquierdo será más cómodo, ya que cuando estas boca arriba tu útero presiona una conexión que no te permite respirar adecuadamente. Sin embargo como tu panza también ha adquirido bastante peso mantenerla de lado puede ser incomodo, para esto se recomienda usar una almohada de soporte, ya sea al lado de tu pancita o entre las piernas. En las tiendas comerciales existen almohadones diseñados específicamente para realizar dicha función, si adquirirla ésta a tu alcance sería una opción viable que te brindará mayor confort.

Si tu doctor ya te aseguró cuál es el sexo de tu bebé, puedes ir viendo sugerencias para la decoración de su habitación o el espacio que dedicaras para él o ella, aunque aún falta tiempo es indispensable que vayas preparando un ambiente de armonía para su llegada.

Llegaron buscando:

  • 24 semanas de embarazo